domingo, 7 de febrero de 2010

niño

Pretendo hacerle justicia a la sorpresa del encuentro con la sorpresa.
me sorprende la vida, y sobre todo tu existencia,
pasan años y años, siete para ser exactos y te apareces,
se aparece, se aparecen pedazos de tí.

Pretendo darte noticia de aquella presencia latente en mi vida,
tan vieja como el primer beso y tan nueva como el sonrojo accidental,
tan nueva como mi encuentro con mi reflejo y tan vieja  como mi desconcierto.

Pretendo seguirte nombrando parte de mi habitación,
seguirte teniendo como parte imposible de remover de mi porta retratos,
seguirte viendo sencillo, mío y presente, mientras yo sigo en el recuerdo,
sintiendo la textura suave de tu camisa azul.

Pretendo dejar de lado lo que viví después de ti,
esa inútil estancia en el limbo de los deshonestos,
en el infierno de los inocentes e ingenuos,
en el cielo de los ladrones.

Pretendo dejar la careta risible de la estatua que edifiqué y que me apena.
Pretendo hacerte justicia, por tu amor por mí.

Así que aquí voy...

Lamento, lo lamento, por que lo recuerdo y no me entiendo.
Te agradezco, en serio lo agradezco, por que lo recuerdo y aún te veo.

Y le agradezco a Dios, por haberte puesto en el camino y por que te recuerdo con cariño,
por tu importancia, trascendencia y felicidad, gracias mil y un noches más.

1 comentario:

//Dementia Girl// dijo...

Vaya mi Reynísima, te extrañaba mucho...

Se ha producido un error en este gadget.